Cómo bajar de peso rápido

¿Te interesa bajar de peso rápido, 3 o 4 kilos para una fiesta importante dentro de dos semanas? Bueno, tal vez vale la pena esforzarte para que puedas caber en tu viejo esmoquin, o en el vestido que viste en ese aparador y te encantaría comprar. Sin embargo, toma en cuenta que no debes tomar ninguna medida drástica que ponga en riesgo tu salud, no importa lo mucho que desees bajar de peso.

Aquí te mostramos recomendaciones para bajar de peso de manera muy rápida, sin dejar de tomar los nutrientes necesarios para que tu organismo funcione en forma saludable. El objetivo que puedes llegar a conseguir, si eres muy disciplinado, irá de 3 a 9 kilos perdidos en un lapso de entre dos y cuatro semanas.

Cómo bajar de peso rápido

Foto de TipsTimesAdmin con licencia CC BY-SA 2.0.

 

Pasos

  1. Comprende que la única manera segura de bajar de peso rápidamente es acelerar un poco tu ritmo metabólico al tiempo que reduces las calorías provenientes de carbohidratos de consumo rápido, principalmente la glucosa.

    Acelera tu ritmo metabólico

    Foto de TipsTimesAdmin con licencia CC BY-SA 2.0.

  • Si tu ritmo metabólico ya era bueno antes (si tu vida no es muy sedentaria, o tienes una herencia genética favorable, de parientes atléticos o de complexión naturalmente delgada) es mucho más sencillo que logres bajar de peso rápidamente modificando tu dieta. Aumenta ejercicio moderado con regularidad durante las semanas del plan para bajar de peso, y los resultados serán muy favorables.
  • En cambio, si tu ritmo metabólico era lento (tu rutina diaria implica estar sentado todo el tiempo, en tu herencia genética hay parientes de complexión robusta y poco atlética), modificar tu dieta sólo dará resultados parciales. Tampoco puedes acelerar bruscamente tu ritmo metabólico a través del ejercicio, ya que tu capacidad cardiovascular y respiratoria no es suficiente para la actividad física intensa, y forzarla implicaría riesgos de consideración.
  • En resumen, esta guía es efectiva dentro de los límites de lo que resulta seguro para tu cuerpo. Al seguirla reducirás tus calorías al mínimo necesario para desarrollar tus actividades diarias, y aumentarás el ritmo de tu metabolismo sin forzarlo hasta puntos que resulten riesgosos. Aunque en todos los casos observarás resultados, bajarás de peso más rápidamente si ya tenías un poco de actividad física en tu vida, aunque fuera subir muchas escaleras en el metro o caminar los fines de semana, si tu herencia genética no es de un metabolismo lento, y si tu sobrepeso es moderado, es decir, menor a 9 kilos.
  1. Comienza por caminar 90 minutos, desde el primer día. Es probable que no tengas tiempo para hacerlo en una sola sesión, pero puedes caminar 45 minutos por la mañana y 45 minutos por la noche. Puedes caminar por las calles de tu colonia o en la caminadora automática, pero en ambos casos deberás mantener un ritmo constante y rápido (sin llegar nunca a trotar ni mucho menos a correr). Tienes que hacer tus zancadas algo más largas de lo normal, y evitar interrupciones en el camino: no se trata de un simple paseo por placer sino de una forma de ejercicio que requiere constancia durante la sesión completa de 45 minutos.

    Camina para quemar calorías

    Foto de jenny downing con licencia CC BY 2.0.

  • Hazlo durante 6 días y descansa los domingos.
  • No intentes correr a menos de que ya antes tuvieras como parte de tu rutina correr un par de días a la semana. Aun en ese caso, deberás combinar correr algunos días con caminar otros cuantos, para no agotar a tu cuerpo. Toma en cuenta también que deberás correr menos tiempo de lo usual, porque hacerlo demanda muchas calorías y con la dieta que aquí proponemos tendrás muy pocas para consumir diariamente. Si sientes mareo o cansancio extremo, deja de correr inmediatamente. Descansa un día y reanuda al siguiente las caminatas: tu cuerpo te está diciendo que lleves las cosas con calma.
  • No hace falta que hagas más ejercicio que tu caminata diaria: es extremadamente efectiva para activar tu metabolismo y hacerlo funcionar más rápido. Si no puedes hacer dos sesiones de 45 minutos, hazlas al menos de 30 minutos, pero sé realmente constante. Recuerda que la disciplina personal es importantísima para tener éxito al bajar de peso. Los primeros días puedes sentirte algo cansado de las piernas, pero esa sensación desaparecerá pronto.
  1. El plan ideal de alimentos es uno que te permita comer siempre que sientas hambre, de un grupo de opciones lo suficientemente variadas. En este caso, te presentamos todo lo que puedes comer para que tu objetivo de pérdida de peso se consiga de 2 a 4 semanas:

    Come verduras

    Foto de Rick Ligthelm con licencia CC BY 2.0.

  • Lechugas, espinacas, acelgas y otras hojas verdes son de consumo libre. Puedes comerlas siempre que desees, pero elige un aderezo que no tenga azúcar (revisa la etiqueta, o prepáralo tú mismo en casa). Si no estás seguro de que tu aderezo sea libre de azúcar, mejor prescinde de él.
  • Todas las verduras verdes y blancas están igualmente permitidas: calabacines, chayotes, brócoli, coliflor, pepino, berenjena, tomatillo. Sin embargo, deben comerse exclusivamente cocidas al vapor, sin ningún aderezo.
  • También puedes consumir libremente pechuga de pavo, atún, salmón, carne magra molida (de res o de cerdo), siempre y cuando acompañes con una porción de verdura del mismo tamaño. También es muy importante que la carne se cocine sólo asada o hervida, con un poco de aceite y sal: los gravies, los caldos de pollo o de res, las salsas, los moles, y todo otro posible aderezo de la carne está terminantemente prohibido. Y si quieres resultados extra-efectivos, te recomendamos comer exclusivamente filete asado o al vapor de salmón, de atún, y de pescado blanco, durante todo el tiempo que dure tu plan de adelgazamiento.
  • Puedes comer 2 piezas de fruta cada día (si no son frutas enteras, calcula 1 pieza como 1 taza, por ejemplo, 1 taza de papaya). Evita los jugos, ya que si bien son normalmente saludables, para efectos de este plan son demasiadas calorías consumidas de golpe.
  • Es importante que consumas 3 o 4 porciones diarias de alguno de los siguientes alimentos: frijoles, alubias, lentejas, arvejas, guisantes, garbanzos. Durante todo el tiempo que renuncies al azúcar y a los cereales, tu principal fuente de energía durante el día vendrá de estos alimentos, que aportan carbohidratos de lento consumo. Un plato con carne, verduras al vapor y frijoles puede cubrir todas las necesidades de tu organismo sin hacerte consumir demasiadas calorías.
  1. Y ahora llegamos a la parte verdaderamente difícil de la dieta. Todo a lo que tienes que renunciar por completo durante las dos o cuatro semanas que persigas tu objetivo de bajar de peso rápidamente. Y renunciar por completo significa eso de verdad: abstenerte absolutamente de probar cualquiera de estos alimentos, ni siquiera una cucharada o una pequeña mordida.
  • Cereales. Es lo que más vas a extrañar, pero mientras dure tu dieta no podrás disfrutarlos. Esto incluye cualquier tipo de pan y tortilla, pero también otros productos de maíz, trigo, centeno, cebada. No puedes tomar cereal para el desayuno, ni avena, ni quinoa. No puedes comer arroz, ni pasta, ni elote, ni bebidas que contengan arroz o maíz.
  1. Sólo agua natural y té sin azúcar. No puedes beber ningún tipo de jugo, ni agua de sabor (aunque la prepares en casa con fruta fresca, simplemente no funciona para este plan de alimentos). No puedes tomar bebidas alcohólicas, ni ningún otro tipo de bebida embotellada. Es muy sencillo: simplemente toma agua natural o té hervido sin azúcar. Te garantizamos que después de los primeros días te acostumbras a no tomar nada más, siempre y cuando realmente hagas uso de tu fuerza de voluntad.

  • En línea directa con evitar el azúcar, también debes evitar cualquier tipo de postre: compotas, mermeladas, pays, caramelos, batidos, helado, yogur.
  • Un vaso de leche sola un par de veces a la semana está bien, pero por lo demás, reduce tu consumo de lácteos a un poco de queso bajo en grasa.
  • La papa, el camote, y cualquier otro tubérculo con almidón, debe evitarse igualmente en esta dieta.
  • Todos los platillos fritos, sazonados con especias y azúcar, están absolutamente prohibidos. Por ahora tienes que conformarte con las recetas sencillas, todo asado y hervido. Será difícil, pero cuando consigas tu objetivo de bajar de peso rápidamente los kilos que te molestan, sentirás que todo valió la pena.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.