Cómo besar por primera vez

El primer beso puede ser un momento difícil para cualquier chico o chica. ¿Cuándo es el momento apropiado? ¿Qué pensará la otra persona de mí si no lo hago bien? Hay muchísimas preguntas, pero al final del día, lo que más importa es saber que tú quieres besar a alguien y ese alguien quiere besarte a ti. Mientras puedas estar seguro de estas dos cosas, tu primer beso va a ser algo que recordarás con bastante alegría. Cuando llegue el momento, no lo pienses mucho: acércate muy despacio a tu pareja, y verás que tus labios saben moverse por sí mismos. Besar por primera vez es tan natural que vas a ser mucho mejor de lo que te imaginas haciéndolo.

Aún así, hay algunas recomendaciones que puedes tomar en cuenta para estar preparado.

  1. Encuentra el lugar y el momento correcto. Si es tu primer beso lo más probable es que no te convenga dárselo a un chico o chica que apenas conozcas. Si lo hicieras, podrías sentirte incómodo porque no sabes muy bien cómo hacerlo y la otra persona podría rechazarte o reírse un poco de tu inexperiencia. Cuando planeas besar a alguien con quien ya has tenido varias citas, todo fluye con más naturalidad. Piensa en que si aceptó salir contigo varias veces, lo más probable es que le gustes, y que espera tarde o temprano recibir un beso en alguno de los momentos que pasan juntos. Lo clásico es al final de una cita, cuando se despidan en la puerta de la casa, pero no tienes que irte por lo clásico si no quieres. Si crees que el momento adecuado llegó mientras están platicando en la banca de un parque, y de repente hay un poco de silencio, el sol brilla sobre las hojas y él o ella te está mirando fijamente, entonces aprovecha el momento. No es indispensable que estén totalmente solos, pero asegúrate de que el lugar sea muy tranquilo, y de que no haya nadie cerca que los pueda reconocer o hacerlos sentir incómodos. Para estar seguro de que lo reconoces y no estás interpretando mal las señales, pregúntate si has observado cualquiera de estas señales, que pueden estarte indicando un buen momento:
Encuentra el lugar y el momento correcto

Foto de Marco con licencia CC BY 2.0.

  • Si tu pareja ha sonreído mucho durante la cita. Tal vez inclinó la cabeza algunas veces para voltear a verte, o pasó la manos por su cabello o sus brazos como si pensara en la mejor manera de seguirte hablando.
  • Si ya han caminado tomados de la mano. También es muy buena señal si durante la cita acarició tu mano, o permitió que acariciaras la suya.
  • Si se ríe de las cosas que dices. Algunas veces puede que ni siquiera estabas intentando ser graciosos, y tu pareja igual te regalaba pequeñas risitas llenas de buen humor durante toda la cena.
  • Si acerca su cuerpo a ti de cualquier forma. Puede que apoye la cabeza en tu hombro, o simplemente de unos pasos hacia ti mirándote a los ojos.
  1. El cine puede estarte mintiendo. En las películas los besos parecen ser siempre de la misma forma, y eso nos hace pensar que nuestro primer beso debería ser igual que el del agente 007 con su última chica Bond. Pero la vida fuera de la pantalla es muy distinta. Cuando des tu primer beso, no intentes que sea increíblemente largo y apasionado. En realidad, los primeros besos son mejores cuando son muy cortos. Esos pequeños segundos abren una vida entera de sensaciones, así que tómalo con calma para poder procesarlo.
El cine puede estarte mintiendo

Foto de Bud Ellison con licencia CC BY 2.0.

  1. Cuando llegue el momento, recuerda ir muy despacio, prestar atención a los movimientos de tu pareja, y olvidar los movimientos de película que ya mencionamos antes. No brinques sobre tu pareja ni tomes dramáticamente su rostro entre tus manos. Adelanta un poco tu cabeza hacia la suya, respirando lentamente. Sonríe, y hazle saber con tu sonrisa que no tiene que besarte si no es lo que desea en ese momento. Si te responde sonriendo, y no hace ningún intento de alejarse, inclina ligeramente tu cabeza hacia un lado para que tu nariz no quede al mismo nivel que la suya, y muy lentamente toca sus labios con los tuyos. Si sientes que los dos están muy nerviosos, sólo dale un beso con los labios cerrados. Será muy romántico y tu pareja sentirá que te importa tanto que no quieres obligarla a hacer algo que la hace sentirse nerviosa.
  2. Si él o ella cierra los ojos cuando tú acercas los labios, o adelanta también su cabeza para corresponder al beso, entonces todo va perfecto. Abre los labios apenas lo suficiente para sostener su labio superior entre los tuyos. Sus labios seguramente también se abrirán un poco, y entonces pueden entrelazarlos un poco más, con la misma delicadeza, haciendo que tu labio inferior entre un poco más en su boca, y después bajando tu labio superior para que sea tu pareja quien lo sostenga ahora entre los suyos. Aunque en las películas parece que las personas abren muchísimo la boca para besarse, en realidad sólo necesitas separar un poco tus labios para encontrar la sensación de calidez y cercanía cuando se entrelacen a los suyos y permanezcan unos segundos sintiendo el contacto sutil y apenas ligeramente húmedo.
  1. Probablemente tu primer beso durará apenas unos segundos, pero te aseguramos que tu pareja los recordará durante mucho tiempo si actúas con delicadeza y seguridad. Cuando sus labios se separen vuelve a abrir los ojos, y dirígele una mirada especialmente cariñosa. Aprieta su mano, dale un abrazo o un beso en la mejilla: dile de alguna manera lo especial que eso fue para ti, y espera unos segundos. Si tu chico o chica vuelve a inclinar la cabeza hacia ti, probablemente quiere probar con unos cuantos besos más. Si no hace ningún intento por acercarse, y sólo te sonríe de vuelta, no te preocupes, quiere decir que también le gustó muchísimo, y simplemente piensa que por ese día no deben ir más allá del primer beso para recordarlo tan importante y único como fue. En ese caso, sólo sigue adelante con lo que estaban haciendo, ya sea que fueran a despedirse, a bajar del auto, o a terminar su paseo por el parque. Tu pareja agradecerá que las cosas continúen con naturalidad después del momento especial que compartieron.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.