Cómo alimentar a un gato con problemas renales

Los problemas renales tienden a aparecer en los gatos de edad avanzada que tienen otros problemas de salud como presión arterial alta, alguna enfermedad hereditaria o cáncer. Los gatos con problemas renales necesitan tener una dieta especial para mantenerse sanos y controlar sus síntomas.

Es posible que estés teniendo dificultades con la alimentación de tu gato con problemas renales, ya que no quieres que su enfermedad empeore. Comienza a ajustar la dieta de tu gato seleccionando los alimentos que le ayudarán a mejorar sus riñones. También puedes consultar con tu veterinario, ya que es la persona más indicada para asesorarte.

Cómo alimentar a un gato con problemas renales

Licencia: Uso Razonable .

Selecciona los alimentos para tu gato

  1. Dale a tu gato comida húmeda en lugar de comida seca. Los gatos con problemas renales pueden deshidratarse fácilmente, ya que sus riñones no pueden retener el agua eficientemente. Necesitan consumir una gran cantidad de agua con regularidad para mantenerse saludables. Al darle a tu gato alimentos húmedos te asegurarás de que recibe suficiente agua cuando come. La comida seca es demasiado deshidratante y debe evitarse en los casos de gatos con problemas renales.
Dale a tu gato comida húmeda en lugar de comida seca

Foto de Torrenegra con licencia CC BY 2.0.

  • Selecciona alimentos húmedos enlatados que sean naturales y de buena calidad. Busca alimentos húmedos que contengan atún, jugo de almejas, caldo de pollo y caldo de carne.
  • También puedes añadir agua o caldo caliente a la comida húmeda de tu gato para aumentar el consumo de agua.
  1. Asegúrate de que el alimento contenga cantidades bajas de proteína. Una dieta baja en proteínas es importante para los gatos con problemas renales, ya que puede ser difícil para los riñones de tu gato procesar una gran cantidad de proteínas a la vez. Dale a tu gato comida húmeda que contenga menos proteína y que sea proteína de alta calidad. Las proteínas de alta calidad como el conejo y el pollo son generalmente más fáciles de digerir para los gatos con problemas renales.
Asegúrate de que el alimento contenga cantidades bajas de prote

Foto de Jay Shouldol con licencia CC BY-SA 2.0.

  • Observa la lista de ingredientes de los alimentos para asegurarte de que contenga un contenido de proteínas inferior al de los alimentos normales para gatos. Procura que tu gato obtenga principalmente alimentos húmedos hechos con proteínas como conejo o pollo. También puedes proporcionarle proteína proveniente de la carne de res y el pescado, pero sólo de manera ocasional.
  1. Asegúrate de que el alimento sea bajo en fósforo y sodio. El fósforo puede empeorar los problemas renales. Limita o restringe la ingesta de fósforo de tu gato para que sus problemas renales no empeoren. Busca los alimentos que se anuncien como bajos en fósforo.
  • El sodio bajo también es importante para el mantenimiento de los riñones de tu gato, especialmente si tiene problemas renales. Busca la comida para gatos que se anuncie como baja en sodio.
  1. Pregúntale a tu veterinario qué alimentos te recomienda. Tu veterinario te puede recomendar varias marcas de alimentos hechos especialmente para gatos con problemas de riñón. Estos alimentos son generalmente bajos en proteínas, fósforo y sodio. Se producen teniendo a los gatos con problemas de riñón en mente.

Ajusta la dieta de tu gato

  1. Cambia la dieta de tu gato gradualmente. Puede resultar difícil para los gatos cambiar su dieta, especialmente a una dieta que no es su alimento habitual. Comienza cambiando gradualmente la dieta de tu gato durante unas pocas semanas. Mezcla una pequeña cantidad de la nueva comida con la comida habitual de tu gato. Aumenta la cantidad del nuevo alimento en el alimento viejo lentamente durante un período de semanas, agregando más cada día. Dale a tu gato más comida nueva en su comida vieja solamente cuando se coma toda la mezcla.
Cambia la dieta de tu gato gradualmente

Foto de Carsondelake con licencia CC BY-SA 3.0.

  • Ten paciencia y no intentes apresurar a tu gato a que se coma la nueva comida de inmediato. Si haces eso, puedes provocar que tu gato no quiera comer nada en absoluto, lo cual es muy malo para su salud.
  1. Calienta sus alimentos. Si calientas el alimento para gatos a una temperatura de alrededor de 30 grados Celsius, harás que sea más atractivo para tu gato.
  2. Mantén un horario de alimentación regular. Alimenta a tu gato a la misma hora todos los días, dos veces al día. Hacer esto ayudará a tu gato a regular su apetito y será más fácil que se adapte a una nueva dieta. Procura no desviarte del horario de alimentación de tu gato una vez que lo establezcas.
  • Esto es especialmente importante cuando le estás dando a tu gato comida húmeda, ya que los alimentos húmedos no deben permanecer fuera del refrigerador durante mucho tiempo. Dáselo a su gato a la misma hora todos los días y asegúrate de que se lo coma todo. Desecha cualquier resto de comida en su tazón cuando termine de comer.
  1. Asegúrate de que tu gato tenga acceso a agua fresca. Los gatos con problemas renales son susceptibles a la deshidratación y deben tener acceso a agua fresca en todo momento. Mantén el recipiente de agua de tu gato lleno con agua fresca. Pon múltiples tazones de agua en su casita para que tu gato tenga acceso al agua dulce.
  • También puedes ponerle aguas con sabor, como agua de pollo o atún, para que alientes a tu gato a beber.

Consulta con tu veterinario

  1. Pregúntale a tu veterinario por los alimentos para gatos con problemas renales. Si tu gato tiene problemas renales graves, como la enfermedad renal crónica, tu veterinario puede recetarle alimentos especiales para gatos. Esta receta especial de comida para gatos se formulará específicamente para ayudar a controlar los síntomas y la enfermedad de tu gato.
  • Tu veterinario también debe instruirte acerca de la frecuencia con la que debes dar de comer a tu gato la receta de alimentos indicada. Sigue las instrucciones de tu veterinario cuando alimentes a tu gato para que su estado mejore.
  1. Pregúntale acerca de otros suplementos para tu gato. Dependiendo de las necesidades de tu gato, tu veterinario puede recomendarte suplementos para tu gato para ayudarle a controlar su enfermedad. Sólo dale a tu gato suplementos en las recomendaciones de tu veterinario. Busca suplementos que sean seguros para mascotas y que sean aprobados por tu veterinario.
  • Si tu gato tiene altos niveles de fosfato en su sangre debido a problemas renales, tu veterinario puede recomendar un aglutinante de fosfato que puedes agregar a su dieta.
  • Si su gato tiene bajos niveles de potasio debido a problemas renales, tu veterinario puede sugerir un suplemento de potasio.
  1. Lleva a tu gato a que le hagan revisiones regulares. Esto permitirá que tu veterinario supervise la enfermedad de tu gato. Tu veterinario puede pedirte que lleves a tu gato una vez que lo inicies en su nueva dieta para asegurarse de que se está ajustando bien. Programa revisiones regulares para ayudar a prevenir que otros problemas renales importantes se desarrollen en tu gato.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.