Cómo disfrutar de la carne asada siendo diabético

Una de las actividades más comunes al aire libre es hacer carne asada. Sin embargo, si te acaban de diagnosticar diabetes, seguramente te preguntas cómo puedes disfrutar de la carne asada siendo diabético.

La buena noticia es que no es necesario que evites las fiestas ni que sacrifiques comidas deliciosas, siempre y cuando te prepares, elijas tus comidas con sabiduría y tomes nuevas medidas para tu bienestar. De esta manera la diabetes no estropeará tu vida normal.

Cómo disfrutar de la carne asada siendo diabético

Foto de Travis Wise con licencia CC BY 2.0.

Prepárate para el evento que vayas a tener

  1. Notifica al anfitrión con anticipación. De manera amable dile que eres diabético. Dale una serie de ejemplos de lo que puedes y lo que no puedes comer. Infórmale acerca de las cantidades que puedes comer de ciertos alimentos.
  • Coméntale que no es necesario que altere sus planes ni su estilo de cena. Ofrécele llevar un plato o algunos alimentos para diabéticos para que cocinen en la reunión.
  1. Hazle saber los factores de riesgo. Si te inyectas insulina, ten en cuenta que el calor hace que se absorba más rápido, lo que podría provocar que tu nivel de azúcar en la sangre caiga repentinamente. También tener mucha o poca actividad podría hacer que tus niveles fluctúen. Procura probar tus niveles de glucosa más frecuentemente de lo habitual.
  2. Lleva tus suministros. Utiliza una pequeña mochila o bolsa. Necesitarás espacio suficiente para todos los suministros que necesita durante el día. Debido a que las temperaturas altas pueden dañar tus suministros, pregúntale al anfitrión si puedas dejar tu bolsa dentro de la casa. En la bolsa deberás llevar:
  • Medidor de glucosa y tiras de prueba
  • Insulina o tabletas
  • Jeringas o bomba de insulina
  • Envase frío para conservar la insulina
  1. Lleva un aperitivo. Debido a que la carne asada podría tardar en estar lista y esto podría obligarte a comer o cenar más tarde de lo habitual, lo cual podría provocar una caída en el nivel de azúcar en la sangre junto con un retraso de tu dosis de insulina programada. Prepara un bocadillo que contenga carbohidratos para que te ayude a mantener estables tus niveles de glucosa. Puedes llevar:
  • Una fruta como una manzana pequeña
  • Una botella pequeña de yogurt
  • Una rebanada de pan integral

Elige tus alimentos inteligentemente

  1. Analiza las opciones de alimentos. Date un minuto o dos para observar las opciones que tengas disponibles en la mesa o parrilla. Lo ideal sería que también hubiera vegetales disponibles. Ten en cuenta qué alimentos debes tomar solamente en porciones pequeñas de, cuáles puedes tomar en porciones más grandes y cuáles deberás evitar por completo. Una vez que hayas analizado esto, entonces puedes empezar a llenar tu plato.
Analiza las opciones de alimentos

Foto de jonsson con licencia CC BY 2.0.

  1. Divide tu plato en porciones. Procura llenar la mitad de tu plato con vegetales, una cuarta parte con la proteína; es decir, la carne asada y el resto con cualquier otro complemento, como papas fritas, puré de papas o cualquier tipo de bocadillo siempre y cuando sea saludable. Algunos ejemplos de cada grupo son:
  • Verduras: berenjenas a la plancha, calabazas, lechuga, tomate y pepino.
  • Proteína: carne blanca o roja a la parrilla (puede ser res, pescado o aves). Si te sirven frijoles (como los frijoles charros en México), entonces éstos deberán ser tomados en cuanta en este apartado.
  • Bocadillos saludables: un puñado de frituras de tortilla (hechos en casa, no procesados), un puñado de frituras de papas (hechas en casa, no procesadas), 1/4 de taza (60 g) de nueces sin sal.
  1. Evita los alimentos procesados. Estos alimentos son a menudo altos en azúcar, lo cual puede elevar tu nivel de glucosa en la sangre a niveles peligrosos. Los alimentos procesados ​​también son altos en sodio, lo que aumenta la amenaza de síndrome hiperosmolar hiperglucémico (HHS). Ten en cuenta estos ejemplos de alimentos prohibidos en tu plato:
  • Carnes procesadas como perritos calientes (hot dogs), chicharrones y hamburguesas altas en grasa
  • Bocadillos salados procesados ​​como pretzels, papas fritas o chips fritos de tortilla
  • Ensalada de patata tradicional, ensalada de macarrones o ensalada de col (producida con mayonesa grasosa)
  • Evita los dips como la salsa ranch convencional yla de cebolla francesa
  • Condimentos tradicionales como catsup, mostaza y salsa BBQ
  • Productos horneados como galletas, pastel o pay
  1. Elige el postre sabiamente. Evita la tentación de disfrutar de productos horneados dulces. Elige frutas frescas o postres a base de frutas. Siempre procura que el tamaño de tus porciones sea modesto. Algunas buenas alternativas son:
  • Una manzana pequeña, naranja o pera
  • 1/2 taza (118.29 g) de fruta asada [9]
  • Ensalada de frutas de 1/2 taza (118.29 g)
  • 1 taza (240 g) de melón picado
  1. Bebe bebidas no alcohólicas y sin azúcar. El azúcar y el alcohol refinados pueden dar lugar a la deshidratación, la cual que puede ser una amenaza muy común durante los meses del verano. Elige bebidas hidratantes como agua o té helado sin azúcar. Agrega una rodaja de limón o naranja para darle algo de dulzura natural y vitamina C.

Cuídate

  1. Hidrátate frecuentemente. Las temperaturas elevadas ponen a todo mundo en riesgo de deshidratación. Para los diabéticos esta amenaza es aún mayor cuando aumenta el nivel de azúcar en la sangre. Antes, durante y después de la comida, toma un sorbo de alguna bebida fresca sin cafeína, como limonada, té helado sin azúcar o simplemente agua. Limita, o de preferencia, evita las bebidas alcohólicas.
  2. Aplica protector solar en tus extremidades. Si sufres de neuropatía, es probable que no sientas las quemaduras de sol que ocurren en tus manos y pies. Aplica protector solar en tus manos regularmente, especialmente después de lavarte las manos. Aplícalo en tus pies si estarás usando sandalias o chanclas.
  • ¡Nunca andes descalzo! Si te golpeas un dedo del pie, podrías causarte una úlcera. La diabetes hace que las heridas cicatricen muy gradualmente, poniéndote en peligro de infección si pisas un objeto afilado.
  1. Revisa tu nivel de azúcar con frecuencia. Hay muchos factores en las carnes asadas que pueden hacer que tu nivel de azúcar fluctúe. Los deportes al aire libre pueden afectar tu nivel de azúcar, pero también si te quedas sentado. Si te inyectas insulina, ten en cuenta que el calor puede hacer que tu nivel de glucosa caiga. Esta es la razón por la que tendrás que revisar a menudo tu nivel de glucosa en sangre. Mantén el monitor y las tiras de prueba protegidas del calor, pero siempre a tu alcance.
  2. Si juegas deportes en la reunión, hazlo con cuidado. El ejercicio frecuente ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre. Si puedes medir la fluctuación de tu nivel azúcar en la sangre, no hay ninguna no hay ninguna razón para que evites jugar algún juego de voleibol o pasar algún tiempo dentro de la piscina. Una vez más, ten cuidado de las altas temperaturas al aire libre, así como el tipo de actividad en el que estés participando, ya que puede causar que tus niveles suban o bajen.
  3. Disfruta de la gente. Una de las finalidades de las carnes asadas socializar tanto como comer. Tan pronto como hayas llenado tu plato, siéntate lejos de la comida. De esta manera, no serás tentado a comer en exceso o descuidar la plática con tus amigos o seres queridos. Sólo ten en cuenta que también la inactividad considerable puede causar que tu azúcar en la sangre suba, en particular si estás acostumbrado a un nivel de actividad normal. Para reducir la amenaza de fluctuaciones de azúcar, pregunta a tus amigos si les gustaría tomar una caminata contigo después de la comida.

    Disfruta de la gente

    Foto de Laura Hadden con licencia CC BY 2.0.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.