Cómo formatear un CD

De la misma manera que cualquier otro tipo de medio de almacenamiento para computadora, un CD debes formatearlo antes de almacenar datos, imágenes o documentos en él. El proceso de formateo para un CD es bastante sencillo en las computadoras actuales. Para las computadoras de escritorio, esto aplica para el sistema operativo Windows XP y versiones superiores.

Si tienes una Mac, ten en cuenta que este artículo estará enfocado en Mac OS X 10.1 y 10.3.9. Por cierto, si formateas un CD para una computadora no podrás leerlo en una Mac. Los CD-R se formatean una única vez al momento de agregar los datos. Los CD-RW pueden reformatearse para comenzar desde cero con datos totalmente nuevos, como si estuvieses utilizando un diskette para almacenar datos.

Cómo formatear un CD para una PC

  1. Verifica que el CD pueda, de hecho, formatearse. La mayoría de los CD-R y CD-RW pueden formatearse. El caso en el que no podrás formatearlo es cuando tienes un simple CD con datos ya guardados.
Cómo formatear un CD

Foto de Sanne Roemen con licencia CC BY-SA 2.0.

  1. Selecciona la ranura apropiada de tu computadora para realizar el proceso de formateo del CD. Si tienes dos ranuras y no estás seguro de cuál debes utilizar, consulta el manual de usuario que venía con tu computadora
  2. Inserta el CD-R o CD-RW en la ranura. Probablemente verás un cuadro que te pregunta si quieres agregar datos en el CD
  • Deberían aparecer allí las opciones de formato y cómo preparar el disco para que pueda recibir los datos.
  • Descarga una copia gratuita de un programa de grabación de CD si tu computadora no tiene esta función ya incorporada.
  1. Ponle un nombre al CD al cual le darás formato cuando la computadora te solicite esta información.
  2. Formatea el disco de acuerdo con la opción de formato que elegiste.
  • Microsoft ofrece los formatos “Sistema de archivos LFS” o “Mastered” para el CD.
  • Si utilizas el Sistema de archivos LFS, puedes hacer clic y arrastrar copias de los archivos desde su ubicación actual hasta el CD de destino. Puedes dejar el CD puesto en la unidad y agregar los datos que necesites. Sin embargo, para poder hacer esto necesitarás tener una computadora con Windows XP o posterior.
  • El formato de CD “Mastered” es para cuando quieres agregar una gran cantidad de archivos tales como música o imágenes que tienes a mano. Puedes igualmente hacer clic y arrastrar los archivos para copiarlos. Estos CD no pueden reproducirse en otras computadoras ni reproductores de música.
  1. Cierra el cuadro de formato y agrega los archivos al CD, según sea necesario.

Cómo formatear un CD para una Mac

  1. Asegúrate de que el CD pueda formatearse.
  • Selecciona un disco que no haya sido usado previamente y deberías poder darle formato sin problemas.
  • Así como puedes notar en las instrucciones anteriores, un CD-R puedes formatearlo para utilizarlo sólo una vez mientras que un CD-R puede reformatearse.
  1. Inserta el CD en la ranura del grabador de CD.
  2. Dirígete hacia “Finder” en el menú Utilidades.
  3. Selecciona la imagen que dice “Utilidades de Disco”. Verás que aparece una ventana en la cual puedes elegir el tipo de CD que tienes. Si esta es la segunda vez que grabarás en el mismo CD-RW, puedes elegir la opción “Borrar” para eliminar los datos existentes.
  4. Ve siguiendo las instrucciones para ponerle un nombre al CD y los demás comandos aplicables.
  5. Cierra el programa de formateo de CD cuando hayas terminado.

Consejos

  • Utilizar programas, como Roxio CD Creator o Nero, puede facilitarte el proceso de formateo del CD. En el video de abajo se explica el procedimiento con el programa Nero Express.
  • Para simplificar el segundo formateo del mismo CD, utiliza la opción “Formato Rápido”. De esta forma el CD-RW al cual ya habías dado formato no deberá pasar nuevamente por el mismo proceso.
  • Puedes reformatear un CD-RW tantas veces como necesites, ya que RW significa re escribible.

 Advertencias

  • Sólo puedes darle formato a los CD-R una única vez. Los archivos permanecerán en el CD y no podrás borrarlos.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.