Cómo hacer repelente natural de mosquitos

Los mosquitos son un martirio sobre todo en los lugares cálidos y húmedos. En algunos lugares a los mosquitos se les llama zancudos, en otros moyotes (como en Chihuahua); pero independientemente de cómo se les llame, estos pequeños chupa-sangre son muy molestos. Aquí te enseñaremos a hacer repelente natural de mosquitos.

[the_ad id=”9851″]

Y si te gusta evitar los productos químicos, entonces estas fórmulas de repelentes te gustarán, ya que son naturales y su ingrediente estrella es la especia clavo de olor o “girofle”. Te presentaremos un repelente “ambiental” (del tipo de repelente que lo pones en algún lugar de tu casa, donde quieres espantar a los mosquitos) y un repelente “tópico” (es decir, un repelente que te aplicas en la piel).

Hacer repelente de mosquitos natural

Foto de dr_relling con licencia CC BY 2.0.

Repelente Ambiental

Pasos

  1. Exprime un limón en un recipiente pequeño y de preferencia que tenga boca ancha.
  2. Agrega un puñado pequeño de clavo de olor. No es necesario hacerlo con una cantidad exacta, simplemente un puñado pequeño.
  3. Coloca el recipiente con la mezcla de limón y clavo de olor en el lugar donde quieres repeler a los mosquitos. Las cantidades que hayas usado determinarán la potencia de tu repelente. experimenta variando las cantidades hasta que encuentres la fórmula que mejor te funcione.

[the_ad id=”9854″]

Repelente Tópico

Pasos

  1. Mezcla una botella de un litro de alcohol, 100 ml de aceite para bebé y un puñado de clavo de olor (al menos unos 30 clavos). El alcohol se evapora rápidamente, por lo que su función es emitir el aroma del clavo de olor (el cual no le gusta a los mosquitos) y la función del aceite es evitar que tu piel se reseque debido a la evaporación del alcohol.
  2. Deja reposar la mezcla 24 horas para que se impregne con el aroma del clavo. Podrás observar que la mezcla se pone de un color entre amarillo y café, lo cual es completamente normal.
  3. Agita la mezcla y vierte una parte de ella en un frasco con atomizador o pulverizador (spray).
  4. Aplícate una pequeña cantidad en tu piel como una prueba para ver si no te causa una reacción alérgica, aunque es muy poco probable que te afecte ya que es natural y tiene un aroma agradable.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.