Cómo hacer un chupetón

El chupetón, también conocido como sugilación (bueno, sólo por los médicos) o en algunos países como chupetazo, es un tipo de hematoma muy particular. Se trata de una marca dejada en la piel por la ruptura de los pequeños vasos sanguíneos que irrigan algunas de las superficies más delicadas de nuestro cuerpo, como las de nuestro cuello, la parte interior de los muslos o de los brazos.

Un chupetón puede darse de manera casual o fortuita, como parte de la excitación presente entre dos personas al intercambiar besos y caricias, pero también puede hacerse como una marca deliberada sobre el cuerpo de nuestra pareja. Al hacerlo, estamos dejando una pequeña cicatriz, un testimonio de amor físico que durará varios días; así que antes de darle un chupetón a nuestra pareja debemos estar seguros de que no le molestará la idea de un beso apasionado sobre su piel, ni la marca que será su resultado.
.Cómo hacer un chupetón
Pasos

    1. Comienza por besar a tu compañero o compañera de la manera usual. Empiecen por caricias tiernas y roces de los labios, hasta subir poco a poco la intensidad y llegar a intercambiar besos apasionados


  1. Prueba a alternar algunos de los besos en la boca con besos en las mejillas, y en el cuello. Para besar a tu pareja en diferentes lugares, prueba con distintos puntos del cuello, en especial las áreas en las que se acerca a la nuca, las orejas y los hombros. Detente en alguno de los puntos y prolonga el beso aplicando un poco de succión.
  2. Observa el lenguaje corporal de tu pareja. Fíjate en si parece contenta con la caricia prolongada de tus labios sobre su cuello, y responde de la misma manera o al menos continúa besándote en los labios de manera apasionada, o si por el contrario intenta alejarse de ti o indicarte de alguna forma que no succiones su cuello.
  1. Si su lenguaje corporal y su actitud demuestra que está a gusto con lo que intentaste la primera vez, vuelve a darle un beso largo en el cuello, pero esta vez intenta jalar un poco de su piel hacia ti, como si estuvieras sellando tus labios contra su cuerpo. Succiona con fuerza durante algunos segundos, pero detente si notas que tu pareja se siente incómoda o no parece estar de acuerdo con este gesto.


  1. Si tu pareja reacciona favorablemente, continúa succionando durante unos 30 segundos, y con eso le habrás dejado un chupetón en el cuello. Toma en cuenta que la marca no estará tan roja en el principio, y tardará unos cuantos minutos en apreciarse.
  2. Recuerda que debes pensar en las posibles consecuencias que un chupetón visible traerá para ti y para tu pareja. Aunque sólo hayan estado besándose, este tipo de marcas suele interpretarse como un indicativo de actividad sexual, así que si un chupetón visible podría meterlos en problemas, es preferible que reserven este tipo de caricias pasionales para zonas de su piel que no sean visibles en público, como el pecho o el vientre.

El siguiente video está en inglés, pero más o menos se entiende la explicación de los pasos para hacer un chupetón:

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.