Cómo hacer una mezcla de cemento (mortero)

Para hacer un pedazo de piso de cemento no es necesario que lo prepares en una mezcladora automática: tú mismo puedes hacer la mezcla en casa. ¡Aquí te decimos cómo!

Eso sí, te recomendamos que si piensas hacer un piso muy amplio de cemento contrates la ayuda de un profesional, ya que en grandes superficies se vuelve difícil nivelar el suelo y compactar bien la carpeta de cemento para que no se generan cuarteaduras más adelante. Pero si quieres cemento en proporciones pequeñas, el procedimiento que te detallamos aquí paso a paso te vendrá como anillo al dedo, y tiene muchas aplicaciones: para nivelar una superficie pequeña, para rellenar un hoyo, o para hacer una canasta casera de básquet insertando un tubo en una llanta de reuso a rellenar con cemento.

Pasos para hacer una mezcla de cemento (mortero)

  1. Primero necesitas obtener los materiales en la proporción correcta. Toma en cuenta que las referencias en medidas se toman por volumen, no por peso. Hablamos de 1 cubeta o balde como una medida de referencia que puedes tener en casa, pero cualquier contenedor grande que puedas volcar con tus manos funciona, como costales, capazos, o cualquier recipiente de metal. Y para mezclar, necesitarás una pala grande y resistente.
  • Para un piso de cemento en exteriores, donde no pasarán autos, usa 1 cubeta de cemento por 3 cubetas de arena.
  • Para hacer un piso más resistente, sobre el que pasarán autos, se prepara hormigón o concreto con las siguientes proporciones: 3 cubetas de grava, 1 cubeta de cemento y 2 cubetas de arena.
  • Para un piso de interiores, sobre el que colocarás mosaicos para cocina o azulejos para baño, una buena proporción es 1/2 cubeta de cemento, 1/2 cubeta de cal, 4 cubetas de grava y 4 cubetas de arena.


  1. Recuerda que la arena y grava que uses debe ser de buena calidad, sin nada de impurezas y sin estar mezclado con material de segunda. El tipo de cemento más recomendado para obras de construcción es el cemento Portland.
  2. Una vez que tienes todos tus materiales reunidos, debes acomodarlos sobre un pedazo de suelo duro, sobre el que harás la mezcla. La tierra aplanada sirve, aunque lo ideal es que sea pavimento.
  3. Añade los materiales en varias capas para que se vayan mezclando desde un inicio. Veamos un ejemplo:
  • Para el piso con 3 cubetas de arena por 1 cubeta de cemento, echa sobre el piso media cubeta de cemento, coloca en la parte superior cubeta y media de arena, vuelve a poner cemento con la media cubeta que te queda, y termina tu montón o pirámide de materiales con la cubeta y media de arena que te queda.
  1. De cualquier manera, el siguiente paso será revolver los materiales en seco durante un buen tiempo.
  • Para hacerlo, pasa toda tu montaña de cemento y arena (y agregados de grava o cal, en caso de que los haya) a un punto unos 50 centímetros al costado, con ayuda de tu pala. Al formar la nueva pirámide levantando material desde la base de la anterior, todos los componentes de la mezcla se irán integrando unos con otros.
  1. Repite el proceso de cambiar la pirámide, ahora de vuelta a su lugar original, siempre tomando paladas desde la base del montón para que todos los materiales se revuelvan al transportarlos.
  2. Una vez que cambiaste tres veces de sitio la pirámide, los materiales ya están suficientemente mezclados. Recuerda que esta fase en seco es importante porque no tendrás ayuda de una máquina al agregar agua: todo lo harás tú mismo a mano, con ayuda de la pala.
  3. Antes de agregar el agua, prepara un pequeño pozo en lo alto de tu montaña de materiales para recibirla. Debe tener la forma del cráter de un pequeño volcán, para que el agua pueda acomodarse en el centro sin desbordarse.
  1. Para todas las proporciones de materiales que te dimos, debes comenzar usando de 1/2 a 1 cubeta de agua para verterla en el pozo que la preparaste en la cima del montón de materiales.
  2. El siguiente paso es empujar con la pala material de la base de la pirámide hacia arriba, para cubrir poco a poco el hueco con agua.
  3. Cuando hayas echado suficiente mezcla de sólidos sobre el pozo de agua para dejarlo cubierto por completo, comienza a usar tu pala para deshacer la pirámide y humedecer todos los materiales con el agua al centro del montón.
Usa tu pala para mezclar el cemento

Revuelve la mezcla con la pala

  1. Si todavía se ve claramente polvo seco después de revolver bien, necesitarás agregar más agua, hasta que todos tus materiales se hayan humedecido lo suficiente para formar una mezcla pastosa uniforme.
  1. Ten en cuenta que debe ser una pasta sólida. El agua debe ser la justa para que ninguna parte de la mezcla se vea seca, pero tampoco se vea lechosa.
  1. Después de continuar amasando con tu pala durante unos 5 minutos más, para integrar por completo los materiales, terminaste. Tu mezcla de cemento hecha en casa está lista.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.