Cómo quitar manchas de tinta de la ropa

Las manchas de tinta en la ropa pueden parecer imposibles de quitar, y seguro que tienes varios pantalones o camisas en casa con pequeños rayones de un bolígrafo que esperabas desaparecieran en la lavadora, pero se quedaron ahí para siempre. Bien, para evitar que esto pase, es importante atacar la mancha de tinta por separado, antes de lavar toda tu prenda.

Aquí te decimos cómo dirigir tus esfuerzos para eliminar la tinta de tu ropa en la forma más eficaz.

Cómo quitar manchas de tinta de la ropa

Foto de Max Stanworth con licencia CC BY 2.0.

Pasos

  1. Actúa tan rápido como puedas. Si la mancha de tinta llega a tu ropa mientras estás fuera de casa, entendemos que no vas a poder hacer gran cosa. Quizá intentes tallar un poco la tinta con una toalla de papel mojada, pero eso a veces extiende un poco más la mancha. Lo que te recomendamos es usar una toalla de papel seca, presionando contra la mancha sin tallar, para absorber toda la tinta posible. Una hoja blanca de papel, o una servilleta, también pueden ayudar. Y lo más útil, si puedes conseguirla, es una toallita húmeda con alcohol: usa una sólo para absorber tinta y otra para frotar ligeramente sólo sobre la mancha, y así podrás disminuir bastante la mancha sin extenderla. Ahora puedes terminar de limpiarla unas horas después, pero asegúrate de que sea ese mismo día.
  2. Ya en casa, quítate tu prenda manchada, y colócala sobre una superficie en la que puedas trabajar cómodamente. Coloca un trapo blanco o cinco toallas de cocina debajo del área de ropa que se manchó, para que el resto de la prenda no se ensucie cuando la tinta se deslave.
  1. Toma una botella de fijador para cabello en aerosol, y rocía abundantemente encima de la mancha. Usa otro trapo blanco o una torunda de algodón para presionar sobre la mancha y absorber algo de tinta.
  2. Ahora sumerge durante 40 minutos ese pedazo de ropa en un tazón con leche, para ayudar a disolver algunas partículas de tinta adheridas a las fibras de tu prenda.
  3. Al sacar tu prenda del remojo en leche, primero retira el exceso secando con toallas de cocina, y después pasa encima varias veces un trozo limpio de algodón, húmedo con alcohol.
  4. Al llegar a este punto ya puedes meter tu prenda directamente a la lavadora con el detergente que normalmente usas. Si la mancha era muy grande o la tinta muy oscura, puedes optar por seguir todavía dos tratamientos adicionales.
  5. Prepara una mezcla de vinagre blanco y maizena (fécula de maíz). Frota la pasta contra tu mancha de tinta, con ayuda de una brocha de cocina o un viejo cepillo de dientes, o simplemente con tu dedo.
  6. Deja actuar durante 7 minutos antes de eliminar el exceso con toallas de papel. Como último método para facilitar que la mancha desaparezca por completo en la lavadora, corta un trozo de jabón neutro y reblandécelo en agua caliente hasta que puedes amasarlo entre tus dedos. Frota ese líquido espeso contra la mancha durante un par de minutos, y lleva la prenda directo a la lavadora, en un ciclo apropiado para ese tipo de tela.
  • Los métodos descritos son igualmente efectivos aunque se trate sólo de un rayón de bolígrafo sobre la tela; asegúrate de limpiarlo el mismo día, mientras aún está fresco.
  • Un consejo para ropa que necesita lavarse en seco: antes de enviar a la tintorería, usa sólo el paso de rociar con fijador de cabello. O, si puedes conseguir glicerina, talla un poco la mancha con esa sustancia antes de enviarla a lavar.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.