Cómo ser un buen vendedor

Un buen vendedor puede ser tan exitoso como un médico o cualquier otro profesionista. Los buenos vendedores siempre son bienvenidos en las compañías, ya que el vendedor es el único puesto en una empresa que genera ganancias directamente. Todos los demás generan gastos o ganancias, pero a largo plazo.

En realidad, todos somos vendedores de una forma u otra, independientemente del trabajo que uno tenga. Saber vender te podría servir incluso para encontrar pareja.

Cómo ser un buen vendedor

Para ser un buen vendedor, básicamente se requieren de dos cosas:

  1. Trabajar muy duro
  2. Saber cómo vender

En cuanto a trabajar muy duro, eso depende completamente de tu motivación. En cuanto a saber cómo vender, en este artículo te vamos a enseñar cómo.

Pasos para ser un buen vendedor

  1. Aprende a prospectar. Los prospectos son la materia prima de la labor del vendedor. Debes tener una gran abundancia de prospectos. ¿Alguna vez has visto a un vendedor que insiste demasiado para vender? Es porque no tiene muchos prospectos. Cuando tienes prospectos suficientes, no tienes ninguna necesidad de rogarles que te compren. Si tu prospecto te dice que no quiere comprar tu producto, simplemente pasa al siguiente prospecto.
  • Un detalle muy importante es que los prospectos deben ser bien seleccionados. De nada te sirve tener muchos prospectos sin dinero ni trabajo para ofrecerles autos último modelo. Analiza tus prospectos de manera que tengas una buena probabilidad de venta con cada uno de ellos.
  1. Presenta tu producto. Para poder presentar tu producto primero debes conocerlo muy bien. Debes ser capaz de contestar cualquier pregunta por parte de tu prospecto. Practica un presentación “enlatada”; es decir, una presentación de memoria de tu producto. Esto no significa que debas hacer tu presentación ante tu prospecto como un perico repitiendo algo de manera automática, debes hacerlo de manera natural, pero la presentación enlatada te da una base sobre la que puede aplicar tu personalidad.
  2. Maneja las objeciones. Las objeciones son las diferentes frases o argumentos de parte de tu prospecto con las que te dice que no quiere comprar. Por ejemplo, “tu producto es muy caro”, “no lo necesito”, “necesito comentarlo con mi esposa”, etc. Para cada objeción debes tener una respuesta. Por lo tanto, es muy importante que estés preparado con la respuesta a cada una de las posibles objeciones de manera que reacciones rápidamente y casi de manera automática. Imagina a un boxeador, le tiran un gancho izquierdo y él debe saber cómo reaccionar inmediatamente ante dicho golpe, casi por instinto. No debe titubear ni pensar por mucho tiempo, debe reaccionar casi de manera automática, como un reflejo. De la misma manera debes saber cómo reaccionar ante cada una de las posibles objeciones.
  3. Aplica los cierres. Los cierres son intentos de concretar una venta. No sé por qué se llaman así, pero creo que es por alusión a la acción de cerrar el paso a un vehículo con otro vehículo. Si un auto se desplaza a un lado de otro auto y luego se adelanta un poco y se le acerca demasiado, el auto está sufriendo un “cierre” por parte del otro auto y tiene que moverse o frenar para evitar una colisión. Lo más importante en ventas son los cierres, ya que puedes hacer presentaciones muy bonitas ante prospectos muy bien seleccionados, pero si no aplicas los cierres de ventas, nunca vas a vender. El siguiente es un ejemplo de un cierre de ventas:
  • Cierre de doble alternativa: le presentas a tu prospecto dos alternativas de las que debe escoger una. Por ejemplo, “¿Su pago sería en efectivo o con tarjeta de crédito?”, “¿Cuándo me puede recibir, el lunes o el martes?”.
  1. Negocia. Hay ocasiones en que, además de hacer la venta, debes negociar algo, por ejemplo, el pago de un anticipo, los términos en que se realiza la transacción, etc.
  2. Pide referidos. Los referidos son personas recomendadas a quien ofrecerles tus productos o servicios. Independientemente de que tu prospecto te compre o no, debes pedir referidos. De esa manera siempre tendrás materia prima para continuar repitiendo tu proceso de ventas.

Consejos

  • Ahorra. El ahorro siempre es muy importante, pero lo es aún más para un vendedor. Si te conviertes en un vendedor exitoso, podrás generar mucho dinero, pero debes ahorrar parte de ese dinero para que tu carrera en el mundo de las ventas tenga estabilidad.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.