Cómo ser una mujer fuerte e independiente

¿Quién dijo que la mujer es el sexo débil? Todos venimos a este mundo por medio de una mujer y en cada parto la mujer arriesga su vida. Si las mujeres no fueran fuertes, la humanidad ya se hubiera extinguido. Así es, las mujeres son fuertes, y para colmo… ¡son bellas!

En cuanto a ser independiente, el diccionario dice que una mujer independiente es aquella que paga sus propias cuentas, compra sus propias cosas y no permite que un hombre afecte su estabilidad ni su confianza en sí misma. Ella paga por completo sus gastos y se enorgullece de ser capaz de hacerlo. Si te interesa saber cómo ser una mujer fuerte e independiente, aquí te damos unos consejos para que lo seas y no dependas de ningún hombre; pero no olvides leer las advertencias al final del artículo.

Pasos

  1. Tu imagen es lo más importante. Que tu apretón de manos sea fuerte. No intentes romper la mano de la otra persona, pero procura apretar tu mano firmemente al saludar. Que sepan que saludan a una mujer fuerte. Que tus tacones retumben en el suelo al caminar entre la gente. Que vean todos que va pasando una mujer independiente.

    Tu imagen es lo más importante

    Tu imagen es lo más importante

  2. Prepárate. Estudia una carrera profesional para que puedas tener éxito laboralmente y puedas financiar tu independencia. Puedes estudiar una carrera relacionada con recursos humanos, contabilidad o la que te guste, pero procura que sea una carrera profesional y que esté relacionada con algo que te apasione.
  3. No te dediques al hogar. El lugar de la mujer normal está en el hogar, ocupándose de la casa, los niños y las necesidades de su marido. Pero tú no eres una mujer normal, eres una mujer superior, una mujer fuerte e independiente. Tu lugar está en una oficina donde puedes tener tu trono y ejercer tu autoridad ante tus subordinados y colegas.

    No te dediques al hogar

    Foto de Sam Churchill con licencia CC BY 2.0.

  4. No tengas hijos. Los hijos son una distracción muy grande para una mujer independiente, y además, te pueden causar que dejes de ser fuerte. Así es, una mujer con hijos deja de ser fuerte para ella misma e intercambia su fortaleza por la supervivencia de sus hijos. Una mujer con hijos es capaz de besar los pies de su peor enemigo, de renunciar a su propia felicidad y hasta de venderle su alma al mismísimo diablo por sus hijos. Pero tú eres una mujer fuerte e independiente con una vida más sofisticada que esa. Eso de andar cambiando pañales y asistir a juntas de la escuela de los niños no es para ti. Si ya tienes hijos, ¡que los cuide su papá o sus abuelos!

  5. No te preocupes tanto por los hombres. Puede que quieras tener un hombre en tu vida. ¿Pero, realmente necesitas uno? Ten en cuenta que tendrías que competir contra él en cuanto a autoridad. Podrías perder mucho tiempo en discusiones con él a la hora de tomar decisiones. Las mujeres fuertes e independientes no necesitan un hombre a su lado para sentirse completas. Pero si realmente lo deseas, ¡cómprate uno y conviértelo en tu mascota!

    No te preocupes tanto por los hombres

    ¡Cómprate un hombre y conviértelo en tu mascota!

  6. ¡Vístete para el éxito! Tu guardarropa debe ser impecable. Vístete bien y especialmente vístete bien para ir al trabajo. “Cómo te miran te tratan” y te deben ver como lo que eres: una mujer fuerte e independiente.

    Muestra tu carisma

    Foto de Marc Cannava con licencia CC BY-SA 2.0.

  7. No dejes que nadie se aproveche de ti. Cualquier persona podría manipularte y/o utilizarte. Tu jefe, tus compañeros de trabajo, tus padres, tu novio o esposo y la gente común que tratas a diario podría intentar aprovecharse de ti en algún momento.
  8. Aprende a defenderte, incluso físicamente. Aprende autodefensa, toma una clase de karate, algo que te enseñe a evitar ser dañada. Si alguien te amenaza verbalmente,  denúncialo ante las autoridades correspondientes. En la escuela podría ser un compañero, tu profesor o el director. En el trabajo podría ser tu supervisor. Ve a recursos humanos o con el jefe de tu supervisor y denúncialo. En casos extremos, haz la denuncia ante la policía.
  1. Sé muy puntual. Eso te ayudará mucho. Si realmente deseas ser una mujer fuerte e independiente, debes tomar todo seriamente. La gente sabrá que eres confiable.
  2. Sé organizada. Esto significa archivar todo lo que sea importante y tener una agenda con fechas y citas importantes. Aprende a administrar tu tiempo. Tu vida será mucho menos agotadora y notarás que la gente te confía trabajos importantes. Pero que no se te ocurra utilizar una agenda de papel, eso es del pasado y te verías como una mujer anticuada. Aprende a usar una agenda en tu celular o móvil inteligente. Puedes encontrar una de ellas aquí.

  3. Sé muy selectiva con tus amistades. La “popularidad” es un juego de falsedad y traición. Sé amiga de quienes te sirven como amigos. Aprende a ser selectiva y procura tener buenos contactos. Y lo más importante… no te juntes con las mujeres “ñoñas”, las mujeres normales que aman el rol de ama de casa, te podrían contagiar de su conformismo. Procura tratarlas amablemente cuando te topes con ellas, pero no pases mucho tiempo a su lado. Salúdalas cortésmente, pero recuerda que eres una mujer muy ocupada con una agenda que seguir. Ellas eligieron una vida más cómoda y familiar, compran su ropa en Wal-Mart, mientras que tú usas Prada y Armani.

Advertencias

  • Ten en cuenta que el título de este artículo es “Cómo ser una mujer fuerte e independiente” y no “Cómo ser una mujer feliz”. Existe una profunda interdependencia entre el hombre y la mujer. Tal parece que la naturaleza lo ha postulado de esa manera. Pretender ser una mujer fuerte e independiente puede ser peligroso. Incluso ha habido matrimonios que se han disuelto debido a que la mujer exige ser independiente y comienza a tomar sus propias decisiones sin tomar en cuenta a su familia (incluyendo a su hombre, ya sea novio o esposo).

  • Los feministas están equivocados. Los feministas luchan por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, pero olvidan que los hombres y las mujeres no somos iguales ni tampoco competimos unos con otros. Los hombres y las mujeres nos complementamos, tenemos habilidades diferentes y no podemos vivir unos sin los otros. La idea de ser una mujer fuerte e independiente es tan artificial como un Rolex de cien dólares.

Autor: Oscar Avila

Comparte este artículo en

Escribe un comentario

Tu email no se publicará.